GESTION FASE MONTAJE EN SUMINISTROS

10.11.- Gestión de la fase de Montaje en un suministro de equipos:

10.11.1.- General:

  • Nos referimos a la gestión de un contrato de suministros CIF o FOB de equipos, en donde el Montaje es por otros suministradores  subcontratados por la Propiedad.
  • La documentación de la fase de montaje ya la hemos definido y desarrollado en la parte primera de este libro, siendo el documento más importante el Manual de Instrucciones, en donde deben de figurar aquellas normas e instrucciones que se necesiten para el montaje y desmontaje de los equipos así como una lista de herramientas o útiles especiales que serán entregados por el Contratista, con indicación de si serán definitiva o temporalmente, y de los que deben ser previstos por la Propiedad. Además, son fundamentales la entrega de los planos de montaje, los planos para aprobación y la lista de componentes que serán entregados por el Contratista, en cualquier caso, sin considerar que el montaje vaya a ser supervisado por el Contratista.

10.11.2.- Supervisores del Contratista:

  • Cuando así lo establezca el Contratista en su oferta o sea requerido por la Propiedad, el Contratista enviará a obra el personal técnico necesario para la supervisión del montaje y la puesta en marcha.
  • La dirección, organización, programación, control técnico, prestación de personal y medios para el montaje será responsabilidad de la Propiedad.
  • Las funciones del Supervisor del Contratista serán:
    • El asesoramiento técnico del montaje de los equipos objeto del contrato del suministro.
    • La ejecución de los trabajos que requieren conocimientos, experiencia o útiles especiales.
    • El control de los materiales y bienes incluidos en el alcance del contrato de suministro de equipos, asistiendo a la Propiedad en esa función.
    • La reclamación de faltas, materiales defectuosos, etc. a las factorías de Contratista.
    • El informe a la Propiedad del desarrollo del montaje.
    • Certificar los trabajos de modificación o complementarios que sean precisos realizar por la Propiedad sobre los equipos de Contratista.
  • El detalle de las funciones, procedimientos, prescripciones y condiciones de prestación de personal técnico por el Contratista se realizará en la documentación contractual.
  • Los supervisores para el montaje y puesta en marcha deberán tener la categoría y conocimientos adecuados a las funciones que deben realizar. Los supervisores actuarán como representantes del Contratista y tendrán la total responsabilidad técnica de la instalación y puesta en marcha de los equipos, de forma que, atendida su intervención, el Contratista sea el único responsable técnico de dicha instalación y puesta a punto en su conjunto.
  • La Propiedad podrá exigir que las instrucciones facilitadas por el supervisor le sean dadas por escrito y debidamente firmadas.
  • El personal supervisor deberá atenerse a los horarios, normas de trabajo, disciplina de obra y programas indicados por la Propiedad.
  • El personal del Contratista deberá cumplir en su trabajo en el emplazamiento las obligaciones prescritas por la normativa vigente, así como con las normas particulares de la Propiedad en la obra. El Contratista será el único responsable del cumplimiento por su personal de lo indicado en el presente párrafo.
  • La Propiedad se reserva el derecho de recusar a los supervisores por la falta de cumplimiento de sus funciones, falta de interés o colaboración en los trabajos, mala conducta e indisciplina o incumplimiento de las normas de obra y normativa vigente. El Contratista estará obligado a sustituirle en el plazo de 10 días a partir de la fecha de la comunicación por escrito de la recusación.
  • El Contratista deberá entregar con el equipo y como parte integrante de él, todas las herramientas especiales que se requieran para el montaje y mantenimiento.

10.11.3.-  Cargos al Contratista:

  • Serán por cuenta del Contratista todos los gastos de personal, materiales y medios que sean necesarios utilizar para corregir cualquier defecto en el equipo suministrado y, en particular, los que se detallan a continuación:
    • Defectos de diseño, materiales o fabricación.
    • Correcciones debidas a instrucciones deficientes del Supervisor.
    • Incumplimiento en las características exigidas al efectuar las pruebas de funcionamiento.
  • Al detectarse una anomalía en el suministro, la Propiedad se lo comunicará al Contratista indicándole que proceda inmediatamente con los trabajos oportunos en la obra o que envía los elementos de que se trate de reparar en los talleres del Contratista. Esta alternativa será decidida previa consideración de los trabajos y de la urgencia de la reparación de acuerdo con los programas y necesidades de la Propiedad.
  • Si en la obra existiera un supervisor, se pondrán lo hechos en su conocimiento simultáneamente a la comunicación anterior. El supervisor deberá firmar obligatoriamente todos los partes de trabajo y suministro a que dé lugar las reparaciones, pudiendo distinguir:
    • El caso en que esté de acuerdo con la necesidad e imputación al Contratista de los trabajos.
    • Del caso en que considere que los trabajos no son imputables al Contratista.

Los dos casos los distinguirá al pie de su firma, pero siempre deberá dar constancia de que los trabajos han sido ejecutados.

  • En el caso de que en la obra no existiera un Supervisor, la Propiedad procederá por su cuenta con los trabajos y suministros de que se trate.
  • Finalizará la reparación, la Propiedad dará cuenta al Contratista de los cargos que contra él se han producido acompañando los justificantes necesarios. Transcurrido un mes de esta comunicación, la Propiedad procederá al descuento de la cantidad correspondiente en cualquiera de los abonos previstos a favor del Contratista.

10.11.4.- Pruebas y Puesta en Marcha.

  • La Propiedad efectuará una prueba de funcionamiento para comprobar el cumplimiento de la garantía del equipo suministrado. Esta prueba se dará por concluida si no se realiza en un plazo de dos años después de que el Contratista haya efectuado el suministro completo del equipo y que el motivo de no realizar esta prueba no sea imputable al Contratista.
  • Si el equipo no cumpliera las características exigidas, el Contratista corregirá las deficiencias en el plazo más breve posible y una vez realizada dicha corrección lo notificará a la Propiedad indicando que está disponible para efectuar otra prueba, aplicándose todas las disposiciones de esta cláusula a la nueva prueba a efectuar.
  • El Contratista será avisado y tendrá derecho a ser representado durante la prueba de funcionamiento para comprobar que el equipo está debidamente ajustado y en condiciones de ser sometido a prueba.

Los representantes de las partes planificarán conjuntamente los procedimientos y la instrumentación para la pruebas. Los instrumentos calibrados y dispositivos necesarios específicamente para las pruebas de funcionamiento, serán proporcionados por el Contratista como materiales a devolver, siempre que no figuren entre los necesarios para las maniobras de operación y mantenimiento de la planta.

  • A efectos prácticos, no a todos los equipos se les hace una prueba formal de funcionamiento en el emplazamiento, solamente a los críticos y de responsabilidad, ya que las pruebas en talleres, comprobando sus características, se consideran suficientes y las pruebas de puesta en marcha del sistema, en donde se integra, son complementariamente suficientes para dar un aviso si existe algo anormal.

 

Advertisements